¿Cómo vivimos nuestros duelos en primavera?

¿Qué hacemos cuando en esta época de renovación, la vida se siente como una sentencia?

¿Cómo vivimos nuestros duelos en un momento en que todo, excepto esa persona que ha muerto, renace y se llena de vida?

Septiembre es sinónimo de primavera en el Hemisferio Sur. Y para quienes trabajamos en el acompañamiento del duelo, esta época puede ser especialmente sensible.


Después de los meses invernales que te invitan a guardarte, esta época más cálida y soleada, se asocia con celebraciones y actividades al aire libre. Pero muchas personas que estén transitando una pérdida pueden sentirse peor que antes.  En parte porque el resto del mundo se llena de actividades y parecen estar pasándolo de maravilla, disfrutando estos días de sol y naturaleza. Además, esta época se asocia con más recuerdos de nuestros seres queridos y con el sentimiento de que ya no podemos compartir nuevas experiencias con ell@s. Repasar estos momentos especiales puede ser doloroso, difícil y puede parecer un retroceso. Pero recuerda que el duelo no es un proceso lineal, es una experiencia de transformación, que incluye toda la gama de emociones y sensaciones que la vida nos regala.

Cuando de emociones se trata, ten en cuenta que no hay un calendario que diga como debes sentirte ni que emociones son las más adecuadas para cada estación del año. La primavera no puede apurar tu duelo, no es algo que debas resolver en una cierta cantidad de tiempo. El duelo no se puede apurar ni predecir, simplemente toma el tiempo que toma y cada duelo es diferente.

Entonces, ¿qué podemos hacer?

Vamos a trabajar en nosotr@s mism@s y aprovechemos este momento para sanar.

Si sientes que la rabia, la pena, el miedo te incomodan, abrázal@s con amor y conéctate con la compasión que habita en ti.

Y si sientes que no puedes sól@, escríbenos estamos aquí para acompañarnos.

Calendario de Actividades

Lo Último del Blog

Últimas Actividades

Select your currency
CLP Pesos Chilenos